*

Portada  |  29 diciembre 2021

El caso del hombre con “la nariz con forma de pene” que se solucionó con un milagro navideño

Fue en Nueva York. Conrado Ramos Estrada estaba trabajando temporalmente en la casa de un cirujano plástico; éste observó la malformación y se ofreció a operarlo gratis.

Curiosidades

En tiempos en que todos renegamos con el barbijo de una u otra forma, para Conrado Ramos Estrada fue una ventaja. El hombre, que tenía una notoria malformación en su nariz, hacía años que apelaba a cualquier recurso para ocultar su rostro en la vía pública.

Este pintor y carpintero neoyorquino de 57 años padecía rinofima, una enfermedad de la piel que le inflamó la nariz al punto de dificultarle la respiración y la ingesta normal de alimentos.

“Usaba mascarilla mucho antes de la pandemia para taparme la cara”, declaró Ramos Estrada, por la vergüenza que le producían las miradas ajenas. El pobre hombre había pasado seis años viendo médicos y especialistas en piel sin resultados. “Los niños les preguntaban a sus madres qué me había pasado”, recuerda.

Su caso se viralizó a través de una nota del diario New York Post, cuando, como si fuera un impensado regalo de fin de año, el doctor Thomas Romo, director de cirugía reconstructiva plástica facial en el Hospital Lenox Hill de Nueva York, le ofreció corregirle gratis el problema.

“Dios me envió un ángel”

Ramos Estrada estaba haciendo un trabajo transitorio en el jardín de la casa del médico cuando éste lo vio.

“Me presenté y me ofrecí a corregir su deformidad facial, a lo que él aceptó felizmente”, relató Romo en su cuenta de Instagram. Allí también publicó una serie de fotos de su nuevo paciente; El típico ‘antes y después’ es impresionante.

“Después de eliminar el exceso de crecimiento, le rediseñé la nariz y le apliqué vendajes estériles. Estaba muy emocionado y agradecido”, agregó el médico y continuó: “No hay mejor satisfacción que poder usar mi especialidad y habilidad para mejorar la calidad de vida de otra persona”.

La operación no solamente corrigió un problema estético y hasta psicológico del paciente, sino que la rinofima es una infección grave, con complicaciones de obstrucción en la respiración, ronquidos, trastornos del habla y la dificultad para ingerir alimentos.

La infección hace que la nariz se agrande y se ponga roja, protuberante y bulbosa. “Se cree que es el resultado de la rosácea severa y no tratada, una afección cutánea inflamatoria crónica que causa enrojecimiento fácil en la nariz y las mejillas”, explicó el doctor Romo.

Según el médico, la condición de Estrada hacía que pareciera que “tenía un pene en la nariz”, y aunque el seguro médico no cubría la intervención, decidió hacerla gratuitamente en su quirófano de última generación.

Ramos Estrada concluyó: “Me vio y me dio un abrazo. Me dijo: ‘Te voy a ayudar’. Creo que Dios envió un ángel para que me cuidara, y así es como veo al doctor Romo”.

Comentarios