*

Deportes

Portada  |  13 mayo 2022

Básquet barrabrava: Provincial-Atalaya suspendido por bengalas

"Uno creía que después de Cromañón como sociedad habíamos aprendido lo que significa la bengala en un espacio cerrado", declaró Marcelo Bloch, de la subcomisión de básquet de Provincial.

En un hecho propio de “barrabravas” que no tiene nada que envidiarle al fútbol, debió suspenderse el partido definitorio de la serie entre Provincial y Atalaya, correspondiente a la tercera división nacional de la Confederación Argentina de Básquet.

Integrantes de la hinchada visitante tiraron una bengala apagada a la cancha. Ese hecho, que parece inofensivo, se sumó a que el día anterior, en el segundo partido del play inn, ya se le había advertido a los de Zona Sur sobre el uso de pirotecnia y los árbitros habían avisado que podían llegar a suspender el partido.

"Uno creía que después de Cromañón como sociedad habíamos aprendido lo que significa la bengala en un espacio cerrado", declaró Marcelo Bloch, de la subcomisión de básquet de Provincial.

Faltando cinco minutos para el final, con el local arriba por once puntos, tuvo que suspenderse el partido. El día anterior, en el segundo match, la hinchada de Atalaya había utilizado bengalas en el partido que se disputó también en Provincial, en el que los visitantes se impusieron para igualar la serie luego de que en el primero ganara Provincial.

Ahora las autoridades de la competición deberán tomar una decisión sobre el resultado final.

"Es una locura, el básquet es un deporte familiar, van chicos, abuelos, no pasan estas situaciones", dijo el integrante de la subcomisión de básquet.

Bloch aseguró que dado lo que había ocurrido el miércoles en el segundo encuentro, para la definición se dispuso un control policial con 20 agentes, pero la hinchada de Atalaya logró sortear el control e ingresar las bengalas.

En el último cuarto del partido comenzaron los disturbios. Primero arrojaron un rollo de papel de máquina que valió un primer aviso de los árbitros. Minutos después alguien lanzó un balde de agua, por lo que se volvió a parar el encuentro. Hasta que finalmente, faltando cinco minutos para el final, la hinchada visitante prendió una bengala y luego tiró el artefacto apagado al campo de juego.

"Esto lo resuelve la Confederación luego de que los árbitros pasen el informe", indicó Bloch. "Nosotros entendemos que debería darse por concluido el partido, porque hay un solo responsable. Pero resolverá la Confederación y nosotros acataremos, no tenemos nada que ver en la decisión".

El lunes debería disputarse la instancia siguiente, por lo cual debe resolverse rápidamente.

Comentarios