*

Economía y negocios

Portada  |  03 agosto 2022

¿Qué dicen los economistas sobre los anuncios de Massa?

Los analistas reprochan la falta de medidas concretas para bajar el déficit fiscal y en materia cambiaria. Faltaron detalles.

Finalmente, Sergio Massa juró como ministro de Economía, Desarrollo Productivo, y Agricultura, y tras asumir el cargo, pasadas las 20hs, anunció un conjunto de lineamientos en busca de estabilizar la situación económica economía, reforzar las alicaídas reservas, equilibrar las cuentas fiscales, obtener financiamiento para revertir la falta de dólares, y recomponer los ingresos para jubilados y trabajadores para compensar la aceleración inflacionaria.

En forma breve, el discurso de Massa se centró en cuatro principios: orden fiscal, superávit comercial, fortalecimiento de reservas y desarrollo con inclusión. Así, para Fausto Spotorno, economista de la consultora OJF señaló que “lo positivo es que está bien apuntado” el plan anunciado por Massa. “Está tratando de atacar los problemas más urgentes que son las reservas, el déficit fiscal y el financiamiento con emisión monetaria. Eso está correcto, pero faltan algunos detalles que omitió dar como por ejemplo cómo hacer para contener el déficit fiscal que se está disparando. Y también cómo va conseguir el financiamiento que dijo que va a venir del sector privado”, analizó. “En líneas generales está bien apuntado, aunque faltan detalles”, completó.

Por su parte, Adriano Mandolesi, economista, señaló que “lo más relevante pasa por lo de los subsidios energéticos y si finalmente, se cumple lo de la meta de déficit y la no utilización de Adelantos del Tesoro por lo que resta del año, a priori, una frase meramente voluntarista, sin ajuste fiscal”. Y agregó que “el resto de la mayoría de las medidas anunciadas son expresiones de deseos, apuntan a conseguir reservas en el cortísimo plazo (aún a costa de contar con menos reservas más adelante), supuestamente para poder devaluar”.

En tal sentido, para la economista Natalia Motyl "es un anuncio bastante ortodoxo, pero está lejos de ser extraordinario, una de las primeras medidas anunciadas es que no va a haber un salto cambiario brusco o gradual cuando tenemos un tipo de cambio bastante atrasado desde hace varios meses, con una inflación que va a cerrar cercana al 8% en julio y un ritmo de crawling peg del 4%". "Tenemos un atraso cambiario de más del 10%. Claramente, no es sostenible", aseguró.

A su vez, Pablo Repetto, jefe de Research de Aurum Valores destacó que el plan anunciado tiene "gusto a muy poco, bastante pobre" al considerar que "es una gran expresión de deseos"."Hay desequilibrios monetarios, fiscales y cambiarios de magnitud. Anunciar medidas parciales sin números concretos y señalar que se van a tomar más medidas más adelante dada la condición crítica de la macroeconomía refleja una subestimación de la situación", cuestionó. En cuanto al canje de deuda voluntario, Repetto subrayó que "el 60% de lo que ya tiene comprometido para el canje es todo intra sector público".

En relación a cómo reaccionarán los mercados, para el analista Gustavo Ber, "tras la expectativa generada, es posible que los inversores se vean inicialmente decepcionados ante la falta de precisiones sobre medidas contundentes que formen parte de un plan integral, lo cual resulta crucial para aspirar a mejorar rápidamente las expectativas de los agentes económicos".

En la misma línea, Mandolesi puntualizó que “previamente a los anuncios se generaron sobre-expectativas, y por ahora, no lucen suficientes para controlar la inflación, recomponer reservas, comprimir la brecha cambiaria y bajar el riesgo país de manera sustentable. El objetivo no parece ir más allá de comprar tiempo y reducir la velocidad de las dinámicas de crisis”.

Comentarios