*

Portada  |  22 noviembre 2022

Primer empleo: Fundación Empujar ayuda a jóvenes a ingresar al mercado formal

Empujar es una organización sin fines de lucro creada en 2013 por empresarios. Su nombre lleva adentro un significado: Empresas Unidas por Jóvenes de Argentina.

Información General

El principal objetivo es capacitar y brindar herramientas de manera gratuita para que chicas y chicos de entre 18 y 24 años y de contextos postergados logren entrenar y potenciar habilidades para su futura inserción laboral.

La Fundación cuenta con 15 sedes, más de 2.000 egresados y una red de más de 1.000 voluntarios que participan y apoyan al grupo de jóvenes y su desarrollo. La tasa de empleabilidad alcanza al 71 por ciento de los egresados.

Empujar, que tenía todas sus sedes en Buenos Aires, presentó en junio último su nueva filial Cuyo, en las provincias de Mendoza y San Juan. De esta manera, la fundación llegó al resto del país y va por más.

Mariana Frenkel, directora de Desarrollo Institucional de Empujar, se mostró emocionada por el crecimiento que tuvo la Fundación en estos años de vida: “Expandirse y llegar a nuevas provincias es un logro que siempre soñamos”, expresó. Y agregó: “Después de tantos éxitos y la cantidad tan grande de nuevos empleos que se generaron estamos enfocados en continuar con este crecimiento, para que más chicas y chicos que necesitan una oportunidad de trabajo la puedan lograr y consigan desarrollarse y crecer. Si ganan los jóvenes, ganamos todos”.

En la Argentina son los jóvenes, y sobre todo las mujeres, los grupos poblacionales con mayores dificultades para acceder a empleos formales; más aún si son de sectores vulnerables. En muchos casos, su necesidad inmediata de ingreso al mercado laboral los dirige al empleo precarizado, reforzándoles la idea que, por la poca capacitación real que tienen, no pueden acceder a puestos de calidad.

Los cursos que se realizan en Empujar tienen como finalidad que las chicas y los chicos se capaciten y adquieran herramientas para entrenar y potenciar habilidades para su futura inserción laboral. Se ofrecen programas especialmente diseñados, claves a la hora de insertarse en el mundo del trabajo. Hay una primera fase de capacitación intensiva de tres meses de duración (180 horas) y luego una segunda fase de intermediación laboral, que es un puente entre los jóvenes que egresan y las empresas. Más de 2.000 egresados ya han conseguido su primer empleo.

Esta segunda etapa implica un trabajo y un compromiso exhaustivo por parte de la Fundación ya que vincula a las empresas y las oportunidades laborales con las chicas y los chicos.

El acceso a un trabajo formal permite el ascenso social y posibilita el cumplimiento de metas a corto y mediano plazo de cada joven que inicia el programa. “Se produce crecimiento y se activa la rueda de ganancias tanto en términos socio-afectivos como económicos. Esto instala la cultura del trabajo y empodera al grupo de chicos y chicas a que luchen por sus sueños”, subrayó Frenkel.

Jordana Moreno egresó de Empujar en 2020 y en pocas semanas consiguió su primer trabajo como administrativa en el área de marketing de una empresa ubicada en Ciudadela. “La Fundación crea oportunidades. Nadie se va del programa como llegó porque se producen transformaciones y hay que animarse a vivir esa experiencia”, señaló Jordana.



Por su parte, Florencia Farías también encontró empleo luego de ingresar a Empujar. “Descubrí que por más que el contexto sea complicado acá hay personas dispuestas a brindar herramientas y respuestas a cada situación adversa. Sin dudas, acá nos motivan y esa motivación contagia”, remarcó.

Comentarios