*

Política

Portada  |  17 octubre 2021

Juntos por el Cambio ajustó la campaña para sumar senadores y quitarle poder a Cristina Kirchner

Es la nueva misión de la coalición opositora de cara a las legislativas para sacarle el quórum al Frente de Todos. La estrategia para ampliar los votos en las ocho provincias donde se eligen representantes para la Cámara alta.

Los líderes de Juntos por el Cambio (JpC) ajustaron la campaña hacia las legislativas en base a una nueva prioridad, la de sumar cinco senadores para quitarle el quórum a Cristina Kirchner en el Senado. Esa misión también apunta a 2023, porque la expectativa es garantizarle a un eventual presidente no peronista la mayoría en ambas cámaras.

Es el objetivo que se fijaron y que ocupa a los presidentes de los tres partidos fundantes de JpC: Patricia Bullrich de Propuesta Republicana (Pro), Alfredo Cornejo de la Unión Cívica Radical (UCR) y Maximiliano Ferraro de la Coalición Cívica (CC) se pusieron al frente de la estrategia en las ocho provincias en las que se eligen representantes para la Cámara alta.

Y el marketing electoral sumó una nueva imagen, la de un mano abierta, de color amarilla, para ponderar el número cinco, el necesario para tomar el poder del recinto del Senado. Esa mano también se traduce en un llamado a decir “basta”, a “ponerle un freno a un montón de proyectos revanchistas y poder ponerle un freno al kirchnerismo”.

“Podemos construir una mayoría en la Cámara de Diputados y tener cinco senadores más que van a destrabar el quórum y significará que ellos no van a poder hacer las cosas solos”, repite Bullrich en cada una de sus recorridas proselitistas.

La gran encuesta de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (Paso) indicó que JpC parece tener el camino bastante allanado para alcanzar esa meta: la coalición opositora se impuso en Córdoba, Mendoza, La Pampa, Corrientes, Chubut y Santa Fe, mientras que el Frente de Todos solamente ganó en Tucumán y en Catamarca.

Si el 14 de noviembre próximo se repiten en las urnas los números de las Paso, el Frente de Todos perdería 6 senadores y quedaría con 35 bancas, dos menos de las que se necesitan para conseguir el quórum. Esa ecuación obligaría a Cristina Kirchner a reforzar su relación con los representantes de Misiones y de Río Negro, los únicos que quedarían fuera del arco opositor.

Pero en JpC moderaron sus expectativas, por un lado, porque es impredecible lo que pueda suceder en La Pampa. Esa provincia fue una de las grandes sorpresas de las primarias, porque el FdT no se imaginó la derrota en un territorio que el peronismo administra desde 1983.

El gobernador Sergio Ziliotto dejó en claro que el oficialismo tiene altas chances de revertir el resultado porque, calculó, tiene “un piso alto, de 40 por ciento de votos propios”.

De cualquier manera, cinco senadores más alcanzan para los objetivos de JpC, porque sacándole el quórum a Cristina Kirchner impedirán que se designen jueces sin su aval y que se avance con una reforma judicial.

El radical Cornejo se encargó de darle al objetivo la categoría de gesta histórica. “Estamos cerca de romper el quórum propio del peronismo en el Senado por primera vez desde 1983″, resaltó en su reciente visita a Santa Fe.


Juntos por el Cambio ajustó la campaña para sumar senadores y quitarle poder a Cristina Kirchner
Noticias de ArgentinaPolítica
domingo, 17 de octubre de 202108:17 hs
Es la nueva misión de la coalición opositora de cara a las legislativas para sacarle el quórum al Frente de Todos. La estrategia para ampliar los votos en las ocho provincias donde se eligen representantes para la Cámara alta.

Reunión de la Mesa nacional de Juntos por el Cambio con los presidentes de cada partido del frente: Alfredo Cornejo (UCR), Patricia Bullrich (Pro) y Maximiliano Ferrero (CC)
Reunión de la Mesa nacional de Juntos por el Cambio con los presidentes de cada partido del frente: Alfredo Cornejo (UCR), Patricia Bullrich (Pro) y Maximiliano Ferrero (CC)
Leandro Boyer
Los líderes de Juntos por el Cambio (JpC) ajustaron la campaña hacia las legislativas en base a una nueva prioridad, la de sumar cinco senadores para quitarle el quórum a Cristina Kirchner en el Senado. Esa misión también apunta a 2023, porque la expectativa es garantizarle a un eventual presidente no peronista la mayoría en ambas cámaras.

//Mirá también: El Frente de Todos y sus dos Día de la Lealtad

Es el objetivo que se fijaron y que ocupa a los presidentes de los tres partidos fundantes de JpC: Patricia Bullrich de Propuesta Republicana (Pro), Alfredo Cornejo de la Unión Cívica Radical (UCR) y Maximiliano Ferraro de la Coalición Cívica (CC) se pusieron al frente de la estrategia en las ocho provincias en las que se eligen representantes para la Cámara alta.

Y el marketing electoral sumó una nueva imagen, la de un mano abierta, de color amarilla, para ponderar el número cinco, el necesario para tomar el poder del recinto del Senado. Esa mano también se traduce en un llamado a decir “basta”, a “ponerle un freno a un montón de proyectos revanchistas y poder ponerle un freno al kirchnerismo”.

“Podemos construir una mayoría en la Cámara de Diputados y tener cinco senadores más que van a destrabar el quórum y significará que ellos no van a poder hacer las cosas solos”, repite Bullrich en cada una de sus recorridas proselitistas.

Patricia Bullrich (Foto: Clarín)
Patricia Bullrich (Foto: Clarín)
La gran encuesta de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (Paso) indicó que JpC parece tener el camino bastante allanado para alcanzar esa meta: la coalición opositora se impuso en Córdoba, Mendoza, La Pampa, Corrientes, Chubut y Santa Fe, mientras que el Frente de Todos solamente ganó en Tucumán y en Catamarca.

Si el 14 de noviembre próximo se repiten en las urnas los números de las Paso, el Frente de Todos perdería 6 senadores y quedaría con 35 bancas, dos menos de las que se necesitan para conseguir el quórum. Esa ecuación obligaría a Cristina Kirchner a reforzar su relación con los representantes de Misiones y de Río Negro, los únicos que quedarían fuera del arco opositor.

Pero en JpC moderaron sus expectativas, por un lado, porque es impredecible lo que pueda suceder en La Pampa. Esa provincia fue una de las grandes sorpresas de las primarias, porque el FdT no se imaginó la derrota en un territorio que el peronismo administra desde 1983.

El gobernador Sergio Ziliotto dejó en claro que el oficialismo tiene altas chances de revertir el resultado porque, calculó, tiene “un piso alto, de 40 por ciento de votos propios”.

De cualquier manera, cinco senadores más alcanzan para los objetivos de JpC, porque sacándole el quórum a Cristina Kirchner impedirán que se designen jueces sin su aval y que se avance con una reforma judicial.

El radical Cornejo se encargó de darle al objetivo la categoría de gesta histórica. “Estamos cerca de romper el quórum propio del peronismo en el Senado por primera vez desde 1983″, resaltó en su reciente visita a Santa Fe.

Alfredo Cornejo, presidente de la UCR (Javier Ferreyra).
Alfredo Cornejo, presidente de la UCR (Javier Ferreyra).
El esfuerzo se lleva adelante con actividades de campaña y presencia en los territorios clave de las ocho provincias. Todos los referentes nacionales de JpC están comprometidos con esa tarea, desde Mauricio Macri, hasta Elisa Carrió y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que complementa sus gestiones con el plan presidencial.

Pero además con controles para evitar que el oficialismo recurra al poder del Estado para tratar de revertir la derrota. “Nosotros no vamos a dejar que con la platita nos den vuelta la elección”, alertó Bullrich al presentar con sus socios de la UCR y la CC el Comité de Control Electoral, que ya formalizó denuncias contra el gobierno de San Luis, conducido por Alberto Rodríguez Saá.

Cornejo puntualizó que ese Comité seguirá muy de cerca lo que suceda en todos los distritos pero fundamentalmente “en los que a Cristina Fernández de Kirchner más le preocupan, que son las 8 provincias donde se eligen senadores nacionales”.

“Vamos a trabajar mucho en el territorio. Todo lo que haga la mesa de JpC va a ser convenido con las autoridades locales. Ahora bien, los lugares donde están poniendo énfasis para dar vuelta la elección son por lo menos tres provincias que eligen senadores: Santa Fe, Chubut y La Pampa”, completó.

Comentarios