*

Rosario y la región

Portada  |  14 mayo 2022

El juez Bailaque quedó en la mira

Los fiscales Edery y Schiappa Pietra quieren que el Consejo de la Magistratura juzgue su desempeño en una investigación de 2013 y el diputado Del Frade pidió directamente que sea “procesado por complicidad” con el presunto líder narco Esteban Alvarado. El propio magistrado, en tanto, se desentendió de los cuestionamientos.

El juicio que se desarrolló hasta hoy contra Esteban Lindor Alvarado, acusado de encabezar una banda narcocriminal, dejó al descubierto un entramado de historias de complicidades y omisiones (en el mejor de los casos) que atraviesa distintos niveles. Una de las principales sospechas que tienen los fiscales Matías Edery y Luis Schiappa Pietra, impulsores de esta investigación, es que la Justicia federal rosarina no hizo el esfuerzo necesario en su momento para frenar el progreso de los negocios de Alvarado.

Los últimos días fueron un torbellino, con el recrudecimiento de la violencia en las calles, el ruidoso desembarco en la ciudad de la cohorte de jueces federales, el recelo con que los recibieron sus colegas santafesinos y los reclamos cruzados. Fue un todos contra todos. La Justicia apuró a la política, la política a los jueces y los jueces entre sí. Disipada un poco la polvareda, el juez rosarino Marcelo Bailaque quedó solo en el medio de la escena, cuestionado desde todos los costados.

“Vamos a pedir que el Consejo de la Magistratura analice la conducta de las personas que investigaron a Alvarado en el fuero federal”, ratificó este viernes Edery, al finalizar el tiempo de los alegatos en el juicio que se le siguió a Alvarado como instigador de un homicidio y líder de una asociación ilícita acusada de múltiples delitos. Al promediar la semana, el par de fiscales había hecho referencia por primera vez a este tema que apunta directo a Bailaque, uno de los dos jueces federales de primera instancia de Rosario. El otro es Carlos Vera Barros.

En el transcurso del juicio, los fiscales recogieron testimonios que les permiten sospechar que Bailaque dejó dormir una causa contra Alvarado en 2013. Una de las medidas más resonantes es que el magistrado no autorizó la intervención telefónica de algunos miembros clave de la organización delictiva, lo que hizo frenar la investigación. En la misma línea, el diputado provincial Carlos Del Frade sumó otro dato: “Bailaque investigaba a Alvarado por lavado de dinero, que es un delito difícil de probar y es secundario; lo lógico era que primero lo investigara por narcotráfico para probar de dónde salía ese dinero sucio que luego lavaba. Se salteó ese paso”.

El fiscal Edery dio una visión más generalista de lo que ocurrió en ese primer lustro de la década pasada, suficiente para incomodar al juez federal. “Hubo omisiones. Para 2013, 2014 ya existía mucha información que vinculaba a Alvarado con temas de drogas; y también había información sobre la organización de Alvarado que nosotros terminamos llevando a juicio en 2019. Se podría haber avanzado más rápidamente sobre estos temas”, apuntó.

Para su colega Schiappa Pietra, en tanto, “si la organización policial de Alvarado se hubiera desarticulado en 2015, seguramente no tendríamos los niveles de violencia que tenemos hoy”.

“Cómplice”

Del Frade no mostró dudas sobre el accionar de Bailaque. Fiel a su estilo frontal, opinó que el juez “debe ser procesado judicialmente por complicidad con Alvarado”, a quien “no quiso investigar”.

“Hace años que lo venimos diciendo. Cuando Lifschitz era gobernador y Bonfatti presidente de la cámara de Diputados pedimos que los jueces federales de Rosario fueran a la Legislatura. No nos dieron ni cinco de bolilla. Lo mismo hicimos el año pasado, cuando aún no conocíamos todo lo que se sabe hoy y pedimos que citaran a Bailaque. No nos dieron bolilla”, sostuvo el legislador.

Del Frade opinó sobre las declaraciones que hizo Bailaque en la Facultad de Derecho este jueves, en ocasión del resonado encuentro que trajo a la ciudad a la Corte Suprema de Justicia de la Nación y a decenas de magistrados federales de todo el país. “Sentí irritación, bronca y asco”, soltó.

¿Por qué semejante definición? ¿Qué dijo Bailaque? Cuando los periodistas le pidieron que se pronunciara sobre la decisión de los fiscales Edery y Schiappa Pietra de denunciarlo ante el Consejo de la Magistratura, el juez se desentendió: “No conozco, no sé de qué se trata. Si los fiscales Schiappa Pietra y… ¿Edery dice usted? van a hacer una denuncia, tengo que ver cuál es la denuncia”. Y no se movió de ahí a pesar de la insistencia: “No sé a qué caso específico se refieren”.

Volvió a patear la pelota a la tribuna cuando lo invitaron a hacer una reflexión autocrítica sobre el crecimiento de la narcocriminalidad en Rosario: “Tanto el juez Vera Barros como yo delegamos la investigación en los fiscales. Son ellos quienes llevan las causas adelante. Nosotros lo que hacemos es autorizar o no las medidas que piden los fiscales”.

Comentarios